La dimensión hermenéutica de la traducción

Jean Grondin

Hoy, en general, está reconocido y es casi una trivialidad que toda traducción consuma una interpretación. Una traducción que no quiera admitir esto sería “filosóficamente incorrecta”. Entonces ha de bien esperarse que una filosofía que justamente se llama hermenéutica –la hermenéutica se entiende, en efecto, como el arte de la interpretación– buscare reforzar esta banalidad. De hecho, lo hace. De ningún modo el propósito de mi conferencia es repetir esta concepción. Por eso, más bien, quisiera ocuparme de explicar más precisamente lo que significa esta carga de interpretación en la traducción para la hermenéutica y para la práctica misma de traducción. En vista del escaso tiempo, las siguientes reflexiones se centran en cuatro pequeños puntos de vista que buscan sopesar el alcance del nexo divisado entre interpretación y traducción. En un primer paso se habrá de rememorar la universalización hermenéutica del proceso de la traducción. En segundo lugar, el significado hermenéutico mismo del concepto de interpretación deberá ser sometido a una aclaración. Tercero, se habrá de destacar la dirección de sentido de la perspectiva hermenéutica de la traducción. Y por último, se habrá de plantear la cuestión crítica de si la hermenéutica no cae en la tentación de comprender bajo la traducción una apropiación en aras de la propia lengua antes que una apertura de la otredad en aras de ella misma.

 

Continuar leyendo...